Es un medio plural, democrático y alternativo, al servicio de los mas sanos intereses de la nación.
Pin It

Widgets

Paralelismo histórico, el Danilismo y la Ley de Partidos

.
Para la década del 30 del siglo pasado se instauraron en importantes países y naciones del mundo gobiernos y regímenes políticos de características nacionales, con partidos únicos y evidentes ropajes de totalitarios. El Falangismo en España, el Fascismo en Italia y el Nazismo en Alemania, fueron fenómenos que impactaron la Europa de entonces. Del otro lado se consolidaba el régimen socialista en la Unión Soviética, avanzaba la lucha revolucionaria en China, mientras en varios países se instauraban gobiernos y partidos con objetivos semejantes.
La Republica Dominicana no escapo a esa verdad histórica, y por 31 años pernoctó en la dirección del estado Rafael Leónidas Trujillo Molina, con el instrumento político llamado Partido Dominicano. El neo-trujillismo aliado a sectores de la oligarquía, políticos y del clero conspiró y cercenó el primer esfuerzo democrático con el golpe de estado al presidente Juan Bosch, el 25 de septiembre del año 1963.
Adolfo Hitler es la figura cimera del social nacionalismo, él marco el rumbo de la humanidad en ese interregno histórico, el afán de expansión del dominio nazis fue causa principal de la Segunda Guerra Mundial. Con parecida importancias están Benito Mussolini, líder del fascismo, José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco, artífices del falangismo español.
La caída de la dictadura Trujillista, da inicio en el país a la llamada era democrática, matizada por relativos avances institucionales, la confrontación absurda entre los grupos y lideratos de las fuerzas liberales y revolucionarias, la fragmentación del Movimiento 14 de Junio, del Partido Revolucionario Dominicano y el Movimiento Popular Dominicano, que provocó dispersión y adopción de tácticas equivocadas. Cinco acontecimientos muy relevantes contribuyeron a diezmar una juventud heroica y digna: el alzamiento armado de Manolo Tavarez Justo, la Guerra de abril de 1965, el secuestro del coronel Donald Joseph Crowley, la muerte de Amaurys Germán y sus compañeros el 12 de enero del 1972, y el desembarco del coronel Francisco Alberto Caamaño deño.
“La Guerra Fría fue un conflicto de orden mundial entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Estos países en el transcurso del siglo XX se instalaron en la cúspide del poder, alcanzando ambos la categoría de superpotencias. Tradicionalmente se considera que este peculiar conflicto tuvo su punto de partida tras la Segunda Guerra Mundial, una vez que los dos principales vencedores no lograron compatibilizar sus tan disímiles puntos de vista respecto de los destinos que habrían de seguir los territorios que habían sido asolados por la guerra. Sin embargo, no es posible comprender el conflicto suscitado entre Estados Unidos y la Unión Soviética a partir de 1945, si no se tiene presente el origen de las desavenencias entre ambas entidades políticas, es decir, el año 1917, cuando se produjo la Revolución Bolchevique en Rusia. A partir de este momento el comunismo se presenta como una seria alternativa frente al capitalismo”.
Juan Bosch, Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez, lideraron la vida política dominicana en ese espacio importante de la era democrática, ejercieron el principal protagonismo en sus organizaciones partidarias. Coyunturas muy especiales permitieron que Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina Sánchez llegaran a la presidencia de la republica, sin que esto necesariamente implicara presencia de liderato político. 
“La caída del muro de Berlín fue el símbolo de la Guerra Fría, una concreción material de la cortina de hierro que separaba los dos mundos: el capitalista y el socialista y que dio paso a la reunificación desde las dos Alemanias, pero esto fue superado por las políticas de Perestroika y Glasnot de Gorvachov en la Unión Soviética, por las luchas en Polonia y todas las movilizaciones sociales que se produjeron en la Europa del Este durante ese periodo. Su caída marco el fin de la Guerra Fría y la llegada de un nuevo orden”.
El carisma, estilo y características de los liderazgos políticos tradicionales, es algo que quedó en el pasado; esos líderes partidarios se llevaron el tipo de organizaciones y militancias que les sirvieron de plataformas. Solo el Partido de la Liberación Dominicana ha podido permanecer ileso antes la furia de los vientos que demandan otro modelo de organización política en el país. La dirección colegiada inaugurada en el PLD, que tiene como eje el Comité Político, fue previa a la desaparición física de su caudillo.
El avance de las corrientes de izquierda en el continente, la instalación de gobiernos como el de Hugo Chávez, Lula Da Silva, Evo Morales…resultan del agotamiento y colapso de los viejos partidos preñados de oligarquía y pobreza discursiva sin expectativas. Todos los viejos partidos cimentados en el ámbito de la Guerra Fría han llegado a su fin, y el propósito de readecuarlos, oxigenarlos e inyectarles sangres nuevas, es un esfuerzo dialécticamente fallido.
La situación del sistema de partidos políticos en la Republica Dominicana es grave, preocupante y no se avista mejoría que cambie el curso de su acelerado deterioro. La ley de partidos que cursa en el congreso es un oxigeno inducido que busca detener el derrumbe definitivo de organizaciones que ya cumplieron su rol histórico. En la época ya no existe militancia ni membrecía enjaulada, ni padrones de miles como herencia de viejas utopías; los liderazgos que convocaban multitudes quedaron allá, en el pasado, y no comprender esa verdad, es librar una tonta batalla.
El rumbo ético de la política en América, los reagrupamientos de sectores oscuros de las oligarquías, aflora un extraño paralelismo que, mientras el líder brasileño Lula Da Silva es encarcelado, en la cuba de Fidel se escoge un nuevo cabeza para la ruta inequívoca de la apertura. A saber que varios mandatarios y cercanos colaboradores están en prisión, otros prófugos…y algunos a la espera de juicios. Además, el fuego cruzado que vive Venezuela y Nicolás Maduro, y el golpe infringido con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, son claros indicadores de los renovados esfuerzos de control en la geopolítica. 
La confrontación política en el país se manifiesta a lo interno del PLD, pues es innegable que los dos principales activos con rostros presidenciales también lideran ese partido. Leonel Fernández Reyna y Danilo Medina Sánchez, tocaran los tambores de guerra, por lo que tienen, desde muy temprano, concentrados sus ejércitos para en la arena morada jugarse su presente y futuro. La oposición es débil, carece de discurso, de cabeza, de impacto, de unidad y postura homogénea. El Danilismo actúa a sus anchas, camina sin tropiezos, toda vez que las condiciones objetivas y subjetivas les favorecen. El control del estado, de la aritmética orgánica partidaria, de aliados callados en la vecindad deslindada y la estabilidad económica, hacen predecible la continuidad del Danilismo.
El ex presidente Rafael Correa, tiene problemas con su partido y el sucesor Lenin Moreno, el Ecuador es un vivo retrato de la confrontación de los dos líderes, que pone en peligro los avances y logros alcanzados. Esa realidad es común en partidos y países de América y el mundo.
El otrora principal partido de la nación, el Revolucionario Dominicano, tiene una historia de fragmentaciones, propias de las distancias ideológicas y la falta de objetivos comunes de sus propiciadores, que ha disminuido considerablemente su presencia en los estamentos electivos del estado y perdido su condición de organización política mayoritario,; por otra parte, el Partido Revolucionario Moderno hereda las costumbres, hábitos, estilo y cultura de la organización madre, que si bien obtuvo logros y buenos porcentajes en las elecciones, tiene los mismos fantasmas merodeando…
Aun encarcelado Lula Da Silva encabeza todos los sondeos en Brasil para la presidencia, el Partido de los Trabajadores insiste en nominarlo, siendo su condición de condenado un obstáculo para ello. El movimiento Lava Jato se expande por toda América, altares intocables tiemblan y sus efectos serán demoledores para políticos, gobiernos y partidos.
Aunque el escenario político electoral dominicano está muy crudo, a dos años de los comicios no se ven candidatos definidos, la ley de partidos ha venido a alborotar la colmena, centrando la discusión en las primaria abiertas, que a su vez delata diferencias a lo interno del propio Partido de la Liberación Dominicana,.
El señor Danilo Medina Sánchez, es el único cuadro político orgánico que ha ocupado la presidencia de la república, en un ejercicio de agudeza política mueve cada ficha del tablero, nada se festina, nada se improvisa, todo tiene un sello estratégico; adentrarse, auscultar el estilo del presidente Medina, es como saborear un hibrido de escuelas y liderazgos, es un resumen de Juan Bosch, José Francisco Peña Gómez, Rafael Leónidas Trujillo, Lili, Joaquín Balaguer…pero el mayor parecido lo tiene con el presidente Mao Tse-Tung, en la valoración y jerarquización de las contradicciones.
La capacidad de análisis de expertos, de analistas de parques y esquinas, de academias y centros de opinión, es de mucha cautela y prudencia…pues el escenario electoral del 2020 ni la premonición, los clarividentes, y brujos pueden descifrarlo.

Publicado por La Verdad de Ahora a abril 23, 2018. Archivado en , . Puedes ver los comentarios via RSS RSS 2.0

0 comentarios for Paralelismo histórico, el Danilismo y la Ley de Partidos

Facebook Blogger Plugin:Ayudadeblogger.com Enhanced by Grupodelecluse.com

Comentarios

Datos personales

Mi foto
San Cristóbal, San Cristóbal, Dominican Republic
Periodista,abogado y profesor,quiero que este medio contribuya con la democracia,las libertades públicas y la equidad.

Páginas vistas en total

PUBLICIDAD

2013 Magazine. All Rights Reserved. - Modificado por Diseño Web Profesional