Es un medio plural, democrático y alternativo, al servicio de los mas sanos intereses de la nación.
Pin It

Widgets

Elecciones 2020, Partidos Políticos y Sociedad

.
El aniversario 174 de la Independencia Nacional encuentra en profunda crisis y acelerado deterioro el sistema de partidos; la actividad política partidaria no es un atractivo para la juventud, y los segmentos más sanos de la sociedad dominicana le huyen como el Diablo a la Cruz ser ubicados en ese mundo; nos asecha un raro ingrediente vinculado al pasado de dictadura que padeció la nación. La lejanía ideológica es determinante en el carácter involutivo de las organizaciones partidarias, y es muy sintomática la extraña categoría de militantes con sello de total clientelismo e indudable ventajismo.
Para las elecciones del año 2020, nada bueno se puede esperar. Las propuestas de candidaturas provendrán de entidades diezmadas y anquilosadas, de donde se puede colegir el poco beneficio que recibirá la sociedad como resultado de las evidentes debilidades orgánicas de los proponentes. Ahora bien, los comicios municipales pautados en febrero del 2020, podrían convertirse en una camisa de fuerza para que los aspirantes presidenciales estimulen y obliguen la presentación de buenos ciudadanos en las candidaturas de alcaldes y regidores. 
Las organizaciones políticas de la nación no tienen estructura de base real, es un sofisma heredado, que busca satisfacer algunas cabezas en ciudades y pueblos, mientras la masa cautiva sólo se utiliza para convecciones y se oxigena y desempolva en certámenes electorales cada cuatro años.
La presencia con obscura osadía de descendientes del jefe buscando gravitar en la partidocracia dominicana, se origina en la crisis de los propios partidos y por la falta de respuestas al país y a la matricula de ciudadanos registrados como miembros de esas organizaciones.
Dirigentes y militantes de los partidos carecen de discurso social y reivindicativo, son ajenos a la dinámica y realidad socioeconómica del país, lucen desfasados y deambulan a la hora de tratar temas medulares de la nación. En un triste rincón clientelar quedó el ímpetu y sustancia de los cuadros fundamentales de las organizaciones partidarias dominicanas.
Poderes facticos y jerarquías partidarias se apropian de instancias del Poder Público, como forma y manera de subsistir, creando el manejo mediático que alejen las olas y la bravura de los vientos que han de provocar la desnudez del sistema político dominicano.
Muy a pesar de esta verdad, en los partidos quedan gentes buenas que mantienen viva la esperanza y el discurso vinculante con la sociedad y las necesidades colectivas. 
La generalidad sólo ve la política como medio para la movilidad social y económica. No importa cómo, el objetivo es conseguir dinero, casa, apartamento, finca…estamos en presencia del predominio de la amoralidad en el ejercicio de la actividad política en la nación dominicana. 
Al desaparecer los paradigmáticos lideratos tradicionales, otrora frenos para muchos desvaríos, sucumbió el sentido de decencia y nobleza en el quehacer político nacional. Hoy el único y sagrado interés de los activistas partidarios, es estar en nomina, después nada importa y nada preocupa.
La gente de reconocida seriedad no quiere participar en política. A saber que con esa actitud se le deja la cancha a la sinvergüencería, y que gente de la cloaca, con buena cartera, se adueñe de espacios y candidaturas.
La resistencia a los cambios es tan natural como los cambios mismos. Los viejos estilos, los viejos partidos han colapsados, mientras la complicidad del sistema los oxigena, impide el peregrinar a la cripta, y los llamados a protagonizar el salto están confundidos, desenfocados, dispersos y atrapados en borracheras.
Con organizaciones políticas creíbles, fuertes, innovadas, adecentadas y democráticas, es probable lograr mejores actores en la actividad política de la república. 
Es muy penoso observar la amalgama de pequeñas agrupaciones partidistas que cohabitan en el escenario electoral para recibir la mesada pública justificada en porcentajes obtenidos. En ese zafacón hay gente de gran valía aclimatada y enredada en nada hacer y el sólo permitir, que se mueven como el viento para no perder legitimidad y participación.
La inercia orgánica implica poca o ninguna participación de los mandos y estructuras internas, la oxidación y distanciamiento de los vínculos sociales y caldo de cultivo del oportunismo.
La lisonja, la intriga y la abyección han sustituido la importancia, los meritos y los sacrificios de militantes, cuadros y dirigentes de los partidos políticos. De nada vale el esfuerzo y dedicación, pues a la hora de prestigiar y reconocer, prevalece el lambonismo y servilismo. Un segundo de chismes echa por la borda años de trabajo y abnegación.
La historia de la nación dominicana esta estigmatizada por acontecimientos donde la deslealtad y el desdoblamiento de actores principales han bifurcado el rumbo, alterado la ruta y apuñalado el costado digno del cuerpo político de la república. En ocasión de un aniversario más de la epopeya libertaria, es propicio parar levantar bien alto la entereza de los forjadores de la nacionalidad.
Aunque vivimos un largo transito de definición de liderazgo, nuevos estilos y maneras de liderar se avistan en el horizonte, para bien es imperativo que el país político tenga contrapeso, creíble, consistente, definido y conceptualmente amueblado para los grandes desafíos. 
En las comunidades, municipios y provincias del país los partidos políticos no tienen propuestas para la agenda reivindicativa, ni participan en la búsqueda de respuestas a los males que padecen los sectores más vulnerables.
Ya no existe la Línea General y Programática de los Partidos Políticos, se desvanecen en enunciados y discursos alejados de la práctica y comportamiento cotidiano.
La entronización y sobrevivencia de elites partidarias, donde prevalece el sentido de oportunidad, hace predecible los roles presentes y futuros, y se malogra todo esfuerzo para el bienestar de la mayoría. 
La valoración de la actual coyuntura, la concentración de poderes en una entidad genera la sobrestimación que lleva a ver a los demás pequeños, que induce el debate del país y la confrontación por el poder a lo interno de esa organización, escenario que podría replicar los acontecimientos vividos por el Partido Azul en el decenio de 1880, que enfrentó a Gregorio Luperon y Ulises Heureaux (Lili), principales líderes del partido , excluyendo al primero de la actividad política, y propiciando la dictadura que terminó con el ajusticiamiento de Moca el 26 de julio de 1899. 
La crisis de los partidos políticos ofrece una lectura que llama a preocupación, toda vez que de estas entidades nacen y se alimentan todas las instancias de del poder Público. Por el rumbo que vamos, el camino estará cada vez más angosto, no tan solo por la falta de legislación apropiada, sino por la ausencia del ciudadano de calidad, decente y responsable en la actividad política de la nación.
El país urge asirse de los mejores sentimientos y voluntades para construir un nuevo modelo de partidos políticos, que conecte con el pueblo y sea articulador de las expectativas mas sentidas de la sociedad.

Publicado por La Verdad de Ahora a febrero 25, 2018. Archivado en , . Puedes ver los comentarios via RSS RSS 2.0

0 comentarios for Elecciones 2020, Partidos Políticos y Sociedad

Facebook Blogger Plugin:Ayudadeblogger.com Enhanced by Grupodelecluse.com

Comentarios

Publicidad

Publicidad

Datos personales

Mi foto
San Cristóbal, San Cristóbal, Dominican Republic
Periodista,abogado y profesor,quiero que este medio contribuya con la democracia,las libertades públicas y la equidad.

Páginas vistas en total

PUBLICIDAD

2013 Magazine. All Rights Reserved. - Modificado por Diseño Web Profesional