Es un medio plural, democrático y alternativo, al servicio de los mas sanos intereses de la nación.

El Poder Ejecutivo, el Imperio Norteamericano y los restos de Caamaño

lunes, 24 de agosto de 2015

send email
print this page

Por Claudio Caamaño Grullón
Al sobrevivir a la guerrilla, sin rendirme ni entregarme, me hice la promesa de que al regresar al país buscaría los restos de mis compañeros caídos y asesinados, que habían sido sepultados en fosas escondidas bajo estricto secreto político y militar en distintos puntos de la Cordillera Central. Por más de siete años estuvimos buscando los restos de mis compañeros, en especial los restos de quien fuera nuestro líder y nuestro comandante, y en lo personal, mi mejor amigo y compañero de toda la vida, Francisco Alberto Caamaño Deñó.
Con la ayuda de detectives privados, que se infiltraron en las Fuerzas Armadas, pudimos recabar información que nos permitió localizar el lugar donde fue asesinado y posteriormente sepultado Caamaño, así como los nombres de los militares que participaron en su captura, y los militares que cumplieron la orden de su asesinato. De esta manera identificamos el militar que llevó a cabo la orden del desmembramiento, la quema, y el enterramiento de sus restos ya mutilados, quien por una fuerte suma de dinero nos narró los detalles de este horrendo proceso y nos señaló el lugar del enterramiento, donde también estaban sepultados dos de mis compañeros, Heberto Lalane José y Alfredo Pérez Vargas.
En el levantamiento de los restos estuvieron presentes, entre muchos otros, el Secretario de las Fuerzas Armadas Antonio Imbert Barreras, el Jefe de Estado Mayor del Ejército Nacional Tommy Fernández Alarcón, y el antropólogo doctor Abelardo Jiménez Lambertus, director del Museo de Historia Natural, este último se tomó más de seis horas para rescatar los pocos huesos y fragmentos de Caamaño que quedaron luego de las mutilaciones y el fuego a que fueron sometidos, y que se diferenciaban perfectamente de los otros dos restos que no habían sido quemados ni mutilados. Todo lo encontrado coincidió con la descripción que nos había dado el militar que dirigió el enterramiento. Las Fuerzas Armadas se encargaron de custodiar la tumba durante los varios días que duró el desenterramiento de los otros dos compañeros.
Ya en Santo Domingo, los restos fueron sometidos a un minucioso estudio antropológico y de laboratorio, llevado a cabo por los antropólogos forenses más importantes de República Dominicana: Abelardo Jiménez Lambertus, Renato Rimoli y Fernando Luna Calderón. Este estudio arrojo como resultado que los restos rescatados eran totalmente compatibles con las características de sexo, edad y estatura del héroe nacional Francisco Alberto Caamaño Deñó. Concluidos los estudios, los restos fueron expuestos por nueve días en la Iglesia La Paz, desde donde se trasladaron al Cementerio de la Máximo Gómez, en lo que fue el entierro más multitudinario hasta ese momento en la República Dominicana. Por más de 25 años estos restos estuvieron en este cementerio, donde cada año recibían los honores de miles de dominicanos, incluido el Congreso Nacional.
Cuando el Congreso Nacional aprobó la ley que dispone el traslado de los restos de Caamaño al Panteón de la Patria, el Poder Ejecutivo tuvo desde un principio la marcada intención de evitar esto y desacreditar la autenticidad de los restos, no solo por el gran valor histórico que poseen, sino también por el crimen de guerra que constituyen. Estos restos son una evidencia de la brutalidad del régimen de los 12 años de Balaguer y la criminalidad imperante en esas Fuerzas Armadas. Caamaño fue capturado con vida y asesinado seis horas después, su cadáver fue destazado y sometido a fuego por más de un día, llegando a desaparecer los huesos de las manos, los pies y gran parte la cabeza, la cual fue machucada; posteriormente lo que quedó fue depositado en un hoyo preparado cuidadosamente con el propósito de que nunca fueran encontrados.
Para una muestra de la intención que existe de esconder la verdad sobre la muerte de Caamaño Deñó, basta con ir al Ministerio de las Fuerzas Armadas y consultar los registros referentes a su muerte, donde aun aparece como que murió en combate. Esto a pesar de que abiertamente se conoce que Caamaño fue capturado con vida y luego asesinado, y que varios militares de los que estuvieron involucrados en su  captura y su asesinato han tratado públicamente este tema y dejado constar la verdad de este hecho.
El poder ejecutivo siempre estuvo en contra de reconocer y trasladar al Panteón de la Patria los restos de Caamaño, el Presidente de la República no se atrevió a emitir un decreto con tal disposición, como establece la ley del Panteón. Ningún Presidente dominicano se atrevió a tomar esa decisión. Fue el Congreso Nacional quien asumió ese compromiso. Por primera vez en la historia se exalta una figura al Panteón de la Patria mediante una ley y no por un decreto. Esto debido a que ningún presidente había tenido el valor de asumir ese compromiso.
Cuando la Ley 4-13 sale de la Cámara de Diputados, luego de haber sido aprobada por el Senado, establecía que la Comisión de Exaltación estaría compuesta por tres miembros de la Fundación Caamaño, un miembro del Ministerio de Obras Públicas, un miembro del Ministerio de Salud Pública y un miembro del Ministerio de la Fuerzas Armadas, pero el Poder Ejecutivo, antes de promulgarla modificó por completo la composición de esta comisión, de manera inconstitucional, con la finalidad de incidentar el traslado de los restos, como bien ha hecho dicha comisión, la cual está presidida por el Ministro de Cultura.
La modificada Comisión de Exaltación, de manera ilegal y arbitraria cuestiona el fondo de la ley, ordenando al INACIF para que realizara pruebas de ADN a los restos de Caamaño, cuando por más de dos años se había discutido este tema en ambas cámaras del Congreso, y los legisladores habían estudiado los análisis antropológicos, consultado peritos y escuchado testimonios, quedando convencidos de la autenticidad de los restos. La comisión era para cumplir la ley, no para cuestionarla. De esta manera el Ministro de Cultura subvierte el orden Constitucional al contravenir una orden del Congreso Nacional que se le daba mediante una ley.
Recientemente el Instituto Nacional de Ciencias Forenses presentó su informe respecto a los restos, un estudio que nunca debió ser hecho. De manera un tanto sospechosa presentan este informe un días después de que fue interpuesta una Acción de Amparo para que se cumpla la Ley 4-13, luego de más de 7 meses con la posesión de los restos sin dar ninguna información al respecto a pesar de nuestra insistencia. Este informe del INACIF fue sometido por la Fundación Caamaño al análisis de expertos en estos temas, quienes dieron constancia de los múltiples vicios y las graves incongruencias en dicho informe, recomendando no aceptar sus conclusiones, ni las afirmaciones en él vertidas. El informe presentado por INACIF constituye una irresponsabilidad científica y una traición a la memoria histórica del pueblo dominicano.
Como podemos ver y consta, el Poder Ejecutivo ha hecho todo cuando ha sido posible para disminuir la figura de Francisco Alberto Caamaño Deñó. Primero, no asumió la responsabilidad de emitir un decreto para hacer la exaltación, tal como establece la ley que crea el Panteón de la Patria. Segundo, modificó por completo la Comisión de Exaltación establecida por el Congreso, colocando al Ministro de Cultura, dependiente del Poder Ejecutivo, para presidirla. Tercero, a través del Ministro de Cultura incidentó el cumplimiento de la ley, negándose a acatarla. Cuarto, el INACIF, que también es una dependencia del Poder Ejecutivo, emite un informe irresponsable y lleno de vicios para desacreditar la autenticidad de los restos de Caamaño.
Sería importante saber: si el Presidente de la República Danilo Medina Sánchez, el Ministro de Cultura José Antonio Rodríguez, el Procurador General Francisco Domínguez Brito, y el Director del INACIF Francisco Gerdo, están consientes de la responsabilidad histórica que están asumiendo ante nuestro pueblo.
Tal vez muchos se pregunten a que responde todo esto; por qué tanto miedo a la figura histórica de un hombre. El coronel Caamaño además de ser el mayor símbolo de la defensa a la soberanía Nacional, el mayor símbolo de la lucha por la justicia social y la democracia en nuestra historia reciente, es el mayor símbolo de la lucha antiimperialista en el Continente Americano. La única vez en América que se ha enfrentado en armas al Imperio Mundial Norteamericano fue en la República Dominicana en 1965, con Francisco Alberto Caamaño a la cabeza. Ningún país de América se había atrevido a enfrentar el abuso del Imperio Norteamericano, mucho menos un país pequeño y escasamente armado. Aun hoy el ejemplo del pueblo dominicano, que por más de tres meses defendió a sangre y fuego su dignidad ante el abuso del mayor  imperio económico y militar que ha conocido el mundo, constituye una vergüenza para el Imperio Norteamericano, y la figura y el ejemplo del presidente Caamaño son un objetivo de su política imperial.
Hoy más que nunca, cuando los pueblos latinoamericanos comienzan a unirse en contra de la hegemonía imperial de los Estados Unidos, es intolerable para el Imperio Norteamericano que se reconozca la figura del mayor luchador antiimperialista de todo el Continente Americano. Es por esto que nuestros gobernantes, serviles y dependientes de los Estados Unidos, tratan de impedir que Caamaño reciba los honores que le corresponden.
Los enemigos de Caamaño, los enemigos de nuestro pueblo, están conspirando en contra de la memoria y de la verdad histórica. Los intereses que asesinaron a Caamaño, los intereses que descuartizaron y quemaron su cadáver, los intereses que intentaron hacer desaparecer no solo su cuerpo, sino también su ejemplo, son los mismos que hoy estamos enfrentando. El servilismo, la cobardía, la irresponsabilidad, la traición, no deben ponerse jamás por delante de los intereses de la patria.
Recomiendalo:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Grupo Delecluse | Published by Widgets para blogger | Powered by Blogger.com.
© Copyright 2012-2013 LA VERDAD DE AHORA.COM All Rights Reserved.